Poner el acento en lo fundamental

Recibí esta lección  hace muchos años - ¿30?- de Enrique Correa: siempre hay que poner el acento en lo principal. No hay que afanarse por lo que no es principal. Lo principal es lo que permite desenredar lo que ocurre e incidir en lo que está pasando. Consejo que aprecio hasta el día de hoy, tal como aprecio al consejero.

Con el tiempo he descubierto que poner el acento en lo principal no es un eslogan superficial, constituye una difícil y sofisticada práctica en la cual nadie se gradúa realmente. No es llegar y hacer. En primer lugar, es necesario descubrir qué es lo principal y luego - en segundo lugar - en disciplinarse para mantenerse enfocado en lo principal y dedicado a éste. Lo primero es una cuestión de habilidad interpretativa, lo segundo, una cuestión anímica.

Asi pues, poner el acento en lo principal no es tan fácil. Y no hacerlo tiene  consecuencias serias al configurar  una situación de una manera que nos conduce a tomar acciones peregrinas e inconsecuentes. Tal como confundir un incendio nocturno con un desfile social en pijamas.

¿Qué es lo fundamental que ocurre en estos días? Me parece a mi que lo principal en Chile consiste en la manifiesta ocurrencia de prácticas de corrupción vinculadas al estado, que reflejan un estilo político clientelístico, que nos han sorprendido por su extensión y por la importancia que han adquirirdo en las cúpulas de los directivos políticos de la concertación. Puedo hablar por mi mismo: soy concertacionista y me ha sorprendido cómo se han desplegado en público manifiesta y extendidamente, y cómo, en mi opinión, no pueden ser ocultadas ni relativizadas como una serie de casos particulares - cada uno un caso distinto, nada que ver con los otros, cada caso a los tribunales etc. - sin conexión entre si.  Dijo Confucio, no estoy seguro ni se bien dónde, que lo que configura lo real no son las cosas individuales, los objetos considerados uno a uno, sino que el hilo - muchas veces invisible - que los ata y los conecta a todos. (Pienso en un collar y lo veo clarito).  Bueno, yo creo que ahora lo fundamental consiste en poner el acento en este hilo: el clientelismo y la corrupción política que tiene graves consecuencias para Chile.

Pero no todos pensamos igual. Este fin de semana recién pasado, leyendo la prensa chilena habitual, pude escuchar a varias voces destacadas, ocupando valiosos espacios periodísticos, ocuparse de varios juegos laterales. Unas, dedicadas a descubrir el carácter del senador Flores, quien ha estado, no sin costos, poniendo el énfasis precisamente en lo principal. Otras, dedicadas a descubrir y revelar las intenciones del mismo senador - ¿alguien podrá conocer realmente las intenciones ajenas? A alguna le bastó con declarar que esas intenciones son inconfesables. ¿Es esto poner el acento en lo principal?  Respondo: ¡no!  Y, considerando que casi todas esas voces declaran su gran preocupación por la corrupción, el clientelismo y la ausencia de transparencia en Chile, esta distracción de lo principal se me hace muy poco comprensible. ¿Qué produce esta acentuación de lo menor?

Me encuentro a cada rato con un estado de ánimo extendido en Chile - la complacencia - que sistemáticamente nos conduce a poner el acento en lo lateral. Toda situación pública - a pesar de lo negativa que sea  - es una renovada ocasión para sentirnos bien, distintos y mejores. Y en este ánimo caemos todos, los de este lado y los del otro.  Unos, por lo choros que hemos sido económicamente, otros, por lo choros que hemos sido en política. Somos verdaderamente, en todo,  algo especial. Estado de ánimo que lo tiñe todo de ocasión para exhibirnos infatuados por lo bien que lo hemos hecho, que le da a toda situación pública el carácter de reunión social de una elite con razones para estar contenta con lo que es: nada de hablar en serio aquí, nada de golpear la mesa, nada de traer malas noticias de fuera del salón, nada de meter mucho jolgorio tampoco. Nada puede ser tan serio, ni tan urgente, ni requiere tanto ruido; si está casi todo bien, sabemos cómo hacerle  y la situación está controlada. Lo que importa aquí son las buenas maneras, no exagerar nunca y mantenernos todos concentrados en el juego de todos los salones de gente contenta:  exhibirnos de cierta manera - siempre con ingenio - y develar negativamente - siempre con ingenio - las estrategias de exhibición de los demás.

En el intertanto, los problemas serios que Chile incuba siguen creciendo insensiblemente. Lo peor del clientelismo corrupto no es tanto la extracción de dineros, sino que el hecho de concentrar a nuestros dirigentes en este tipo de juegos de poder menores, impidiéndoles alertarse a tiempo con desastres que emergen y que pueden pillar a Chile impotente. Yo estoy seguro que preocuparse de esto si que es poner el acento en lo principal,  ¡y en eso nuestro Senador no se equivoca!


|

Comentarios






no entiendo como es el uso del acento ma piden en la escuela pero no comprendo como cambian las palabras de un momento a otro oja usted pueda ayudarme gracias..

Amigo, de esos acentos - dónde y cuando poner un tilde- se bien poco. 

Lamento no poder ayudarte 

Responder





quisiera saver algunas conclusiones o consecuencias sobre el acento lo mas rapido posible de preferencia 3 por fis me urge

Responder
Hey, I think your blog might be having browser compatibility issues. When I look at your blog site in Firefox, it looks fine but when opening in Internet Explorer, it has some overlapping. I just wanted to give you a quick heads up! Other then that, wonderful blog!
Responder
As the admin of this web page is working, no question very shortly it will be well-known, due to its quality contents.
Responder
I'm really inspired with your writing talents as smartly as with the format to your weblog. Is this a paid theme or did you customize it yourself? Anyway keep up the nice high quality writing, it's uncommon to look a nice weblog like this one these days..
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar